Cómo pintar un techo

Tal vez, cuando decidiste darle una manita de pintura a tu casa o apartamento no pensaste en que pintar el techo es un poco más complicado que pintar las paredes. Pues sí, hay que tener en cuenta ciertos truquillos 😉

Como siempre, lo primero es tener el equipo adecuado. Si usas un rodillo grueso en vez de una brocha podrás aplicar una capa lisa de pintura evitando golpes y burbujas.

El color es fundamental. Aunque la mayoría de los techos están pintados de blanco, no debe ser siempre así. A veces conviene aplicar un matiz no tan brillante para que no haga tanto contraste con la pared si ésta está pintada de un color intenso.

Antes de comenzar a pintar los techos trata de mover la mayor cantidad de muebles como te sea posible. Si son muebles muy grandes o pesados o no tienes espacio suficiente, cúbrelos con plástico para evitar que el goteo de la pintura los arruine.
Pero no uses plástico para proteger el suelo pues se arruga y mueve mucho. Es preferible poner paños o mantas para cubrir todo el suelo. No olvides  proteger adecuadamente ventanas, puertas y sus marcos. Si estás pintando el techo de la cocina recuerda proteger los electrodomésticos 😉

Planifica tu trabajo. Pinta en líneas rectas opuestas a la perspectiva que puedan tener quienes entren a la habitación -oculta posibles imperfecciones en la pintura-. Evita presionar demasiado el rodillo, podrías manchar el techo.

Si el techo que vas a pintar es abovedado píntalo como si fuera una pared. O sea, comienza en una esquina del techo y pinta de arriba hacia la pared en líneas rectas. Cada línea debe ser consecutiva y ligeramente por encima de la anterior.

Consejillo de oro:
Nunca pares y reinicies más tarde una vez que empezaste a pintar un techo. En los techos es mucho más probable que se noten los diferentes puntos de secado.

¿Te resulta complicado seguir todos nuestros consejos? Entonces llama a Asturias Mantenimiento y Limpieza; te puedes evitar todos estos engorros. Nuestro teléfono es 984 20 03 85.
También puedes solicitar presupuesto online. Respondemos rápido, hacemos un excelente trabajo y te damos el mejor precio del mercado 😉
¡Compruébalo!

Trucos para pintar tu casa

Tal como sucede con la ropa, la moda nos dice que es hora de cambiar los colores de las paredes de nuestra casa. O tal vez queremos acondicionar la habitación del bebé que viene en camino… o simplemente tenemos ganas de un cambio. Asturias Mantenimiento y Limpieza lo puede hacer por tí pero si prefieres hacerlo sol@, te sugerimos seguir algunos pasos de cómo pintar una habitación y no morir en el intento 😉

Una vez que te has decidido por el color, debes calcular la cantidad de pintura que necesitarás. Para calcular la cantidad de pintura que debes comprar te sugerimos medir la base y la altura de cada una de las paredes a pintar. Así pues, si las paredes miden tres metros de base por dos de altura, cada pared tiene seis metros cuadrados. Luego multiplicas por la cantidad de paredes y obtendrás los metros cuadrados que vas a pintar. Después comprueba el rendimiento de cada tipo de pintura. Este dato está impreso en el envase. Por ejemplo 5mts.2/L significa que con un litro de esa pintura puedes pintar cinco metros cuadrados.

Algo muy importante a la hora de decidir qué pintura comprar es el tipo de superficie que vas a cubrir. Hay pinturas para todos los gustos.

  •  Pinturas al agua: No se descascaran ni ampollan. Se aplican fácilmente. Secan rápido, son lavables, y los elementos que utilizamos se limpian con agua y jabón.
  •  Pinturas al aceite: Se adhieren muy bien pero tardan más en secar y para limpiar pinceles y rodillos hay que usar diluyente para pintura.
  •  Pinturas plásticas: Se diluyen en agua por lo que podemos limpiar pinceles y rodillos con agua. Lo mejor es que son inodoras, secan rápidamente y también son lavables. Puedes elegir entre acabado mate, satinado o brillante.
  •  Esmaltes sintéticos: Para diluirlas y limpiar los elementos que uses necesitas solvente. Tardan, por lo menos, seis horas para secar. Son resistentes y lavables. Si vas a pintar paredes exteriores te conviene el acabado satinado. Para interiores es recomendable el acabado mate.
  •  Barnices: Son ideales para aplicar sobre madera y por lo general son transparentes con acabado brillante, satinado o mate. También puedes optar por los barnices con tinte incorporado como roble, castaño, nogal o caoba. No olvides agitar enérgicamente este tipo de barnices antes de su aplicación para que se mezcle bien el tinte con el barniz.

Además de la pintura, brochas y rodillos que vas a necesitar, recuerda tener a mano un plástico o algo para cubrir el suelo y muebles.

Mueve los muebles al centro de la habitación y cúbrelos o si puedes sacarlos fuera del cuarto, mejor.

Alisa los muros con lija y quita el polvo con una bayeta seca.

Para cubrir bordes de puertas y ventanas, enchufes y lugares de otros colores conviene usar una cinta de enmascarar o cinta adhesiva.

Antes de aplicar la pintura es conveniente cubrir las paredes completamente con imprimador. Aplícalo con una brocha en las esquinas y continúa con un rodillo sobre toda la pared.

Luego pinta las esquinas y los bordes de las paredes.

Y termina dándole color a las paredes. Para eso te conviene usar el rodillo.

En tu lista de materiales no deben faltar los elementos que protegen tu salud como:

  • Máscaras o barbijos.
  • Anteojos de protección para evitar que el polvo te irrite los ojos.
  • Guantes para protegerte las manos.

Otros elementos que resultan indispensables son:

  • Cepillo de alambre y espátula para remover restos de pintura vieja.
  • Masilla flexible, enduido o yeso para rellenar orificios pequeños o rajaduras en las paredes.
  • Y muchos paños o papel absorbente para limpiar derrames.

Ah, y no olvides preparar suficiente pintura como para dar la primera mano a toda la pared para que tenga el mismo tono.

Por último: Si te ha sobrado pintura consérvala para realizar retoques cuando haga falta. Asegúrate de taparla bien para que no se seque. Ponerle unas bolsas plásticas entre la lata y la tapa es una buena manera de evitar que entre aire y arruine la pintura.

Recuerda que las latas con restos de pintura seca se pueden desechar junto con la basura doméstica pero NUNCA viertas pintura sobrante en el desagüe ni en un drenaje pluvial.

Pero si prefieres evitar un enfado monumental porque algo no sale bien, ¡llámanos!
En Asturias Mantenimiento y Limpieza somos especialistas en “trucos de pintura”. Pintamos tu casa en menos que te tomas un café y te ahorras tiempo y dinero. ¡Compruébalo! Llámanos al 984 20 03 85.